Hasta la comunidad Vivienda CPA Julio Díaz, segundo asentamiento poblacional más grande de Majibacoa, en transformación desde 2022, se dirigieron las máximas autoridades del Partido. Foto: Presidencia Cuba/X

Estuvo todo el tiempo encapotada, lista para empezar la lluvia, pero la mañana de este viernes no empañó el encuentro del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con la gente de Majibacoa, Las Tunas, tierra brava, gran portón del oriente cubano.

El permanente diálogo del jefe de Estado en los territorios ocupó esta vez la finca agroecológica de la familia Velázquez, la comunidad Vivienda CPA Julio Díaz, donde conversó con decenas de majibacoenses que fueron a su encuentro, y la planta de cera de caña Majibacoa. Luego intercambió con dirigentes del Partido y otros directivos de este y otros municipios y de la provincia, como haría más tarde en Guáimaro, Camagüey.

Acompañado por el miembro del Buró Político y secretario de organización del Comité Central, Roberto Morales Ojeda, esta es la quinta visita, en lo que va de año, de Díaz-Canel a Las Tunas, como parte del sistema de trabajo de la dirección del Partido de estar sistemáticamente en los diferentes territorios del país.

En la finca de Jorge y Blas Velázquez, de la CCS Cubava, el mandatario conoció de las técnicas agroecológicas que allí se aplican desde hace 20 años, con especial empeño en la recuperación de suelos –antes casi estériles– a partir de la constante incorporación de materia orgánica, como gallinaza, estiércol de ganado vacuno y cachaza que le suministra el ingenio azucarero.

Los Velázquez gestionan seis caballerías de tierra dedicadas al fomento de ganado mayor y menor, una tradición heredada del patriarca de la familia, un vaquero de las llanuras del Cauto que el amor trajo a hacer familia por estos lares, y a quien los largos años de montear toros resabiosos le han dejado sus huellas.

También faenan 13.42 hectáreas (otra caballería) dedicadas a los cultivos varios. Es este un proyecto de desarrollo local orientado a la promoción de técnicas agroecológicas, formación vocacional entre alumnos de la enseñanza media y politécnica, polígono para estudiantes universitarios y venta de productos a la población.

Con el uso de la ciencia y la innovación, conocimientos adquiridos a partir de sus vínculos con las universidades, centros de investigación y otras instituciones, Jorge y Blas, sin usar un gramo de fertilizantes o pesticidas químicos, han alcanzado rendimientos por encima de la media local.

Sus altas producciones, destinadas en primer lugar a centros sociales y la población del municipio, les permitirán este año, por ejemplo, obtener utilidades en el entorno de los dos millones de pesos.

A la par de ellos, la finca es atendida por los hijos de uno y otro y por 10 trabajadores contratados que ganan 500 pesos por jornada, a lo cual se suma la distribución de productos que cosechan, entre otros estímulos. “Camino al desarrollo” es la máxima de estos productores, de quienes el mandatario cubano destacó la validación que han hecho de las técnicas agroecológicas.

Por sus resultados exitosos, el jefe de Estado pidió a los Velázquez, y a las autoridades locales, convocar a agricultores vecinos, unos cuantos de los cuales tienen bajos rendimientos, para que puedan aprender y convencerse de que estas prácticas –sobre las que todavía existen tabúes– son tan buenas o mejores que las otras.

Además de ser amigables con la naturaleza, las técnicas agroecológicas no requieren de insumos importados y no son víctimas de ese bloqueo recrudecido que tanto nos está limitando, reflexionaba el dignatario.

Díaz-Canel se interesó también por el pago de las cosechas, por parte de las entidades estatales que le compran, y las condiciones de vida de ambos campesinos, quienes les mostraron sus casas de familia, hogares confortables, de mampostería y techo de placa.

“Eso es algo importante, que el campesino, con los resultados de su trabajo, mejore sus condiciones de vida”, enfatizó.

Acompañados en todo momento por el primer secretario del comité provincial del Partido Comunista en Las Tunas, Walter Simón Noris, y el gobernador del territorio, Jaime Ernesto Chiang Vega, además de las principales autoridades del municipio, Díaz-Canel y Morales Ojeda visitaron luego la comunidad Vivienda-CPA Julio Díaz, el segundo asentamiento poblacional más grande del municipio.

En este barrio en transformación, desde 2022, se habían acumulado problemas infraestructurales y en la prestación de servicios que impactaban negativamente en la vida y convivencia de sus más de 1 260 habitantes, con repercusión en lo social y lo espiritual.

Las familias de la comunidad están vinculadas mayormente a las producciones azucareras y cañeras de la empresa agroindustrial Majibacoa. El programa de transformación del barrio se ha dirigido a cuatro proyectos fundamentales.

Uno está dedicado al desarrollo y atención diferenciada a niños y jóvenes y tiene como eje la escuela primaria local. Otro se encamina a la atención de adolescentes y jóvenes, con centro en la escuela secundaria y el pre. Un tercero se dirige a la atención del adulto mayor, y el cuarto proyecto se concentra en la recuperación de las instituciones sociales y de servicios.

“En los peores momentos, aquí se están haciendo cosas”, reconoció a las autoridades del consejo popular y del municipio el presidente Díaz-Canel, quien indagó sobre tres de los principales problemas que tiene aún la comunidad: la filtración en los edificios multifamiliares, las dificultades en el drenaje de una de las calles principales del poblado, y el deterioro de los equipos de cocción en los hogares.

Subrayó que, aunque hay serias limitaciones materiales, lo más importante es no detenerse y todos los días hacer algo, arrancar un pedacito a los problemas, siempre con la participación del pueblo.

Al ir al encuentro de decenas de habitantes de la barriada, Díaz-Canel dialogó sobre los cambios, para bien, que se han ido verificando en la comunidad desde 2022, cuando comenzó el programa de transformación, y les pidió que nunca dejen de participar en cuánto se hace. Sigan proponiendo ideas y proyectos y mantengan un permanente control popular sobre todo que se está haciendo, dijo.

La UEB Planta de Cera Majibacoa, un derivado de la caña de azúcar utilizado en la producción de medicamentos, como el PPG, fue el último centro económico visitado por la dirección del Partido.

Especializada en la fabricación de cera cruda y refinada, en la entidad, adscripta a la empresa agroindustrial azucarera local, se realiza una millonaria inversión para incrementar y perfeccionar el proceso de refinación de un producto altamente cotizado en el mercado internacional, además de buscar ampliar sus negocios, tanto en el país como en el exterior.

 


Podcast RJ

Homenaje a Iraldo Leyva

Postales de mi tierra

Visitas

054453
Hoy: 179
Esta semana: 773
Este mes: 6.922
Mes anterior: 8.642
Total: 54.453