Locales

saul sierra“Regresa del trabajo de la cooperativa y ya está entre los vecinos convocando para unas tareas del barrio. Es incansable”, así se expresa Martha, la esposa de Saúl Sierra Contreras. Y es que este hombre asume con responsabilidad la tarea de presidente de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) en la zona 1, del poblado de Buenaventura, en el holguinero municipio de Calixto García.

Desde los 14 años ha estado vinculado a diferentes cargos en la organización, a la que ha entregado prácticamente su vida como lo hiciera su padre, por eso a muchos no les extrañó que mereciera la distinción 28 de Septiembre otorgada por la mayor organización de masas de Cuba.

Por tal razón dialogar con este hombre de barrio, sobre sus experiencias y motivaciones, es contagiarse y seguirle sus andares.

“Creo que pertenezco a esta organización desde que comencé a caminar pues era muy pequeño y acompañaba a mi padre Saúl Sierra, conocido en este pueblo. Me llevaba a todas reuniones en el barrio, a las actividades, a los trabajos voluntarios, a las movilizaciones que se realizaban. Ahí estaba yo. Me sembró eso que él tenía como dirigente cederista y ya vez, así soy”.

Y reafirma orgulloso: “Nunca he estado separado del trabajo con mis vecinos. Me gusta que se cumpla la guardia cederista y pongo en práctica iniciativas para que cada quien sepa cuándo le corresponde. No dejo pasar por alto las efemérides, si hay que ayudar a quien esté con problemas de salud, ahí estoy. Todo lo que nos une y hace más fuerte en la organización, eso es una prioridad para mí”.

“Fíjate si es así que cuando se acerca el 28 de septiembre, el aniversario de la Revolución Cubana, la despedida del año que culmina, yo no descanso, comienzo a juntar las ideas de los vecinos y las fiestas no son solo tareas mías, se suman los niños, los jóvenes y los más viejos también, porque este CDR es una gran familia”.

Cuenta lleno de optimismo: “Hace unos días se emprendió una nueva campaña de fumigación en el poblado para combatir el mosquito Aedes aegypti y realizamos una gran campaña de higienización. Sacamos de las casas todo los que pudiera dar lugar a la acumulación agua y pedimos una carreta para recoger todo aquello y parecía un hormiguero el vecindario. Eso es un privilegio”.

Al preguntarle sobre los retos actuales de los CDR respondió: “El trabajo con la familia y los jóvenes, porque así le damos continuidad a lo que iniciaron nuestros padres y abuelos”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar