Locales

alicia gallardo2Alicia Gallardo Valdés está a punto de cumplir noventa y cuatro años de edad y tiene tanta historia que contar de Mala Noche, ese  barrio  donde nació y  creció y donde acampó Antonio Maceo que no se cansa de hablar de sus raíces: “Mi abuelo Justo Magín Valdés fue el prefecto de esa jurisdicción del actual municipio de Calixto García, y allí estuvo por tres días el jefe mambí. Cuentan que Consuelo Álvarez Valdés, una prima nuestra y Amparo Rojas, la hija de Cornelio Rojas coincidieron allí junto a Maceo que con su tropa organizaba la campaña hacia Holguín, Bayamo y Victoria de Las Tunas. Dice  con total soltura esta anciana que tal parece que lo que narra ocurrió ayer.

“Por cierto hay una anécdota que me contaron de esos días que es interesante. Resulta que dos sobrinos de mi abuelo, José  González Valdés y Eduardo Valdés Almaguer  insistían incorporarse   a las huestes mambisas, pero por sus cortas edades fueron rechazados. No se quedaron conformes y esperaron a las tropas en Victoria de Las Tunas y al fin Maceo los incorporó a la guarnición. Con el tiempo José  se hizo militar de academia, Eduardo se dedicó a labores del campo. Siempre tuvieron una conducta digna y dice mucho de la familia Valdés, patriota y defensora de los derechos de los cubanos”, explica entusiasmada.

idalberto betancourt corderoY de esta mujer me habló por estos días el realizador de la radio y la televisión holguineras Idalberto Betancourt Cordero a propósito de un documental que graba en Buenaventura para Cuba Visión y Cuba Visión Internacional sobre la historia del órgano oriental: “Conversé con Alicia y es asombroso que a su edad retenga tantos datos de la historia de su familia y allegados. Es una enciclopedia viva, con una fluidez envidiable para eslabonar historias, para narrar lo que otros olvidan. Nos habló de Mala Noche con ímpetu. Ella es una mujer de este terruño en el que Pepe Ajo, constructor y músico de órganos neumáticos afincó a este instrumento que ahora es patrimonio  Cultural de la Nación  Cubana, dice.

“Conversar con esta venerable anciana y escuchar sus relatos de los campos de este municipio donde el órgano siempre ha sido bienvenido, constituye una clase magistral de cubanía, de defensa de los valores de nuestra identidad, de nuestra cultura”, explica.

Muchos años más de vida a Alicia Gallardo Valdés para que siga contando historias de su amada mala Noche, para que queden plasmados sus testimonios como confirmación de que cada pedazo de historia por pequeña  que parezca, añade  a favor de  engrandecer la Historia de su Patria, agradecida esta por acciones de hombres como Justo Magín Valdés, el prefecto de Mala Noche.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar