Internacionales

trump5El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó hoy a las revelaciones del diario The Washington Post que lo señalan como blanco de una investigación por posible obstrucción de la justicia.


Ayer, ese medio afirmó que el fiscal especial encargado de la pesquisa sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, Robert Mueller, está entrevistando a altos oficiales de inteligencia como parte de una amplia indagación que ahora incluye al mandatario.

Inventaron una colusión falsa con la historia de los rusos, no encontraron ninguna prueba, entonces ahora van por la obstrucción de la justicia en la historia falsa. Qué bien, escribió Trump en su cuenta personal de la red social Twitter.

Están siendo testigos de la mayor cacería de brujas en la historia política estadounidense dirigida por algunas personas muy malas y conflictivas, agregó para reiterar una idea expresada antes en esta plataforma de microblogging.

La decisión de investigar a Trump, indicó el periódico, marca un importante punto de inflexión en la pesquisa del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Esta agencia se centraba hasta el momento en la supuesta participación de Rusia en los comicios y en una presunta colisión entre ese país y el equipo del jefe de Estado.

Según The Washington Post, cinco fuentes informadas sobre el tema le dijeron bajo condición de anonimato que el director de inteligencia nacional, Daniel Coats, y el jefe de la Agencia de Seguridad Nacional, Mike Rogers, se encuentran entre las personas que acordaron ser entrevistadas por investigadores de Mueller esta semana.

Los funcionarios agregaron que Coats y Rogers accedieron voluntariamente, aunque no está claro si describirán en su totalidad sus conversaciones con Trump y otros altos oficiales, o si serán orientados por la Casa Blanca a invocar el privilegio ejecutivo y no abordar esas comunicaciones.

Expertos señalan que desde el escándalo Watergate, el cual costó la presidencia a Richard Nixon en la década de 1970, la Corte Suprema dictaminó que los funcionarios no pueden usar ese privilegio para retener evidencia en procesos penales.

El diario indicó que la pesquisa sobre una presunta obstrucción del presidente comenzó días después del 9 de mayo, cuando Trump despidió al exdirector del FBI James Comey.

La oficina de Mueller ahora ha mantenido ese curso y las entrevistas preliminares programadas con los oficiales de inteligencia indican que su equipo está persiguiendo activamente a testigos potenciales dentro y fuera del Gobierno.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar